Guía GOLD 2019. Parte VI: reglas básicas del tratamiento farmacológico crónico en la EPOC

25.07.2019
Wytyczne GOLD 2019 – część 6. Podstawowe zasady przewlekłego leczenia farmakologicznego POChP
Elaborado por Filip Mejza

Los objetivos del tratamiento farmacológico son por un lado el alivio de los síntomas y la mejoría de la tolerancia al esfuerzo y del estado de salud en general, y por otro lado la prevención de la progresión de la EPOC y reducción del riesgo de exacerbaciones y muerte. El enfermo requiere entrenamiento para la administración de los fármacos inhalados, y una evaluación regular de la técnica inhalatoria en cada visita. Antes de intensificar el tratamiento hay que evaluar el uso correcto de los inhaladores y el cumplimiento de las recomendaciones médicas. Los errores más frecuentes durante la inhalación son: flujo inspiratorio demasiado bajo (con el uso de inhaladores de polvo seco), inspiración demasiado corta, falta de coordinación entre la aplicación de la dosis y el comienzo de la inspiración (con inhaladores presurizados), falta de espiración antes de la inhalación, falta de contención de la respiración después de la inhalación.

Una novedad en las guías GOLD 2019 es el énfasis dado al recuento de eosinófilos en la toma de decisiones acerca del uso de glucocorticoides inhalados. Está demostrado que el recuento de eosinófilos en sangre se correlaciona con el efecto terapéutico de los glucocorticoides inhalados combinados con LABA con el fin de prevenir las exacerbaciones. En enfermos con un recuento de eosinófilos <100/µl este efecto es probablemente débil o ausente, por lo que los glucocorticoides no van a ser beneficiosos. Pero si el recuento es >300/µl, la probabilidad de resultado beneficioso es elevada. De la misma manera que hasta ahora, la decisión sobre el uso de glucocorticoides inhalados debería tomarse también sobre la base del número y carácter de las exacerbaciones en el pasado. Antecedentes de ≥2 exacerbaciones o ≥1 hospitalización por causa de exacerbaciones en el año previo se asocia a un mayor riesgo de exacerbaciones futuras y a mayor probabilidad de que el enfermo se beneficie del uso de glucocorticoides inhalados.

El tratamiento farmacológico inicial de la EPOC se elige según la clasificación A-D, presentada en la tabla.

Tabla 1. Tratamiento farmacológico inicial en función de la intensidad de los síntomas y del riesgo de exacerbaciones de la EPOC
Grupo de enfermos Tratamiento Notas
A
(gravedad de los síntomas baja y riesgo de exacerbaciones bajo)
Fármaco broncodilatador En enfermos con disnea esporádica puede ser de acción corta, y en los demás de acción prolongada. El tratamiento debe continuarse solamente si produce mejoría
B
(gravedad de los síntomas alta y riesgo de exacerbaciones bajo)
Broncodilatador de acción prolongada (LABA o LAMA) En enfermos con síntomas intensificados puede valorarse LABA + LAMA
C
(gravedad de los síntomas baja y riesgo de exacerbaciones alto)
LAMA
D
(gravedad de los síntomas alta y riesgo de exacerbaciones alto)
LAMA o LAMA + LABA (en caso de síntomas agravados) o LABA + glucocorticoide inhalado (valorar si los eosinófilos en sangre >300/µl) En caso de usar broncodilatadores solos, el tratamiento suele iniciarse por los LAMA, salvo los casos con síntomas graves

Véase más

Guía GOLD 2019. Parte I: definición y diagnóstico de la EPOC
Guía GOLD 2019. Parte II: factores de riesgo y mecanismo patológico de la EPOC
Guía GOLD 2019. Parte III: clasificación de la EPOC
Guía GOLD 2019. Parte IV: tratamiento no farmacológico en la EPOC
Guía GOLD 2019. Parte V: fármacos utilizados en el tratamiento crónico de la EPOC
Guía GOLD 2019. Parte VII: ¿cómo modificar el tratamiento crónico?
Guía GOLD 2019. Parte VIII: actuación en las exacerbaciones de la EPOC